はじけるハートの足跡ブログパーツ

[PR]面白ツイート集めました

Disclaimer

Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de Stephenie Meyer, autora y creadora de la Saga Crepúsculo.

La trama y el desarrollo de los personajes son mi propiedad.

Seguidores

21 de noviembre de 2011

Capítulo 35 - ...En el aire



Capítulo 35 –  … En el Aire
BPOV




-¡Feliz cumpleaños! – Abrí los ojos al sentir el roce de los labios de Edward en mi oreja – Despierta dormilona, son cerca de las once de la mañana y tenemos muchas cosas que disfrutar hoy – me abrace a su pecho y volví a cerrar los ojos.


-Cinco minutos más – aspire su aroma, sintiendo como se reía – déjame un  poquito más – murmure casi dejándome llevar por el sueño. Edward salió de mi agarre pero no tuve la fuerza para abrir los ojos, tenía mucho sueño. La cama se hundió a mi lado.


-Dile feliz cumpleaños a mami – las manitos de Noah revolotearon frente a mi cara, pero yo solo miraba a Edward quien me sonreía– Anoche, pensé mucho en el comentario de Alice – dijo sosteniendo a Noah- y creo que no hay mejor mujer en el mundo para que sea la madre de Noah. – Espero en silencio mi reacción, recostado, sin dejar de mirarme, yo no podía salir de mi letargo, impactada por sus palabras, o sea no de mala manera, adoraba a Noah y que más diera por ser su madre, pero que de Edward naciera y dejara a Noah creer que efectivamente yo era su mamá, era muy diferente. - ¿estás molesta? – pestañee aclarándome un poco.


-¿Estás seguro de esto? – acaricie la carita de Noah – Él tiene a su madre – levante la vista al escuchar bufar a Edward - ¿crees que Leah no volverá a reclamar su derecho?


-No lo hará Bella, ella decidió irse de la vida de su hijo, sin que nadie le diga nada, no tiene derecho sobre Noah. – sus ojos brillaron molestos por mi argumento.


-No pienses que no quiero ser la “mamá” de Noah, pero él tiene el derecho a saber que su verdadera madre no soy yo.


-Leah no aparecerá en nuestra vida Bella, Noah no sabrá nunca de ella.


-¿Cómo estás tan seguro? El que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen – me acomode en la cama con los almohadones, tomando a Noah, poniéndolo entre mis piernas.


-¿No quieres ser la madre de Noah? – me pregunto sentándose en la orilla de la cama.


-Claro que quiero serlo, no dudes de eso Edward, los amo con todo mi corazón, pero hay que ser justos Edward, no podemos criar a Noah en una red de mentiras y secretos, lo amamos y no podemos hacerle eso. – Edward nos miró a ambos y finalmente sonrió.


-Tienes razón – admitió – independiente de todo lo vivido y el egoísmo de Leah, mi hijo se merece la verdad y cuando llegue el tiempo juzgara. – Sonreí porque era una decisión importante, es la proyección de nuestro futuro juntos, la primera decisión de importancia para criar a Noah y la habíamos tomado juntos.


-¿Quieres ahora tu regalo? – fruncí el ceño


-¿Tú papá no entiende verdad? – le dije a Noah divertida, mientras el comenzaba a hacer los pucheritos - ¿tienes hambre mi vida? – mire a Edward que entro al closet y aun no salía. Salí de la cama dejando a Noah sobre esta para ponerme la bata, él no tuvo tanta paciencia porque estallo en llanto.


-Voy a bajar con Noah para hacerle el biberón – le grite a Edward y tome a mi niño.


Baje las escaleras tratando de calmar a Noah con su chupete, entre en la cocina donde Sara estaba preparando creo que algo almuerzo. Se volteó al verme y extendió una jovial sonrisa.


-Buenos días señora – seco sus manos en el delantal haciéndome el gesto para   que le pasara a Noah, se lo entregue comencé a prepararle la formula.


-Gracias Sara, Noah es muy tranquilo hasta que le da hambre – batí la mamadera y Noah me estiraba los bracitos por lo que ambas nos reímos – ves que tengo razón – Edward entro en la cocina, aun en pijama, pero se había puesto una camiseta.


-Buenos días Sara – Tome a mi niño de los brazos de ella, y le entregue el biberón que hace unos días comenzaba a tomar solo – Te escapaste  - Edward me susurro ayudándome a colocar a Noah en su silla mecedora, que dejo sobre la mesa – Eso es hacer trampa señora Cullen.


-Todavía no soy la Sra. Cullen – me reí de él – así que me puedo arrancar en cualquier momento. – Le dije alzando una ceja.


-No lo permitiría – beso mi frente, pasando directo a la cafetera – Déjame mimarte amor, eres mi vida y quiero disfrutar este día contigo ¿me concederías este deseo?


Después de esas hermosas palabras no pude negarme a recibir todas las atenciones que Edward tenía para mí, y de añadidura todas las locuras de Alice.




Debo reconocer que ha sido uno de mis mejores cumpleaños, porque a los 27 años estaba construyendo mi futuro, mi mochila está cargada de sueños e ilusiones, ¿podía pedir más?


Al terminar de almorzar nos fuimos a la playa, disfrutamos de la arena y el agua templada, nade tanto que me dormí junto a los niños a la vuelta a casa.


-¿Estás bien? – me pregunto Jasper, acomodando mi cabello en el hombro – estas un poco pálida – cerro la puerta del auto.


-Estoy bien, sólo que cansada, no recuerdo cuando fue la última vez que nade tanto – avance por el pasillo, viendo la espalda de Edward con Noah en sus brazos - ¿Qué habrá dejado Sara para cenar? – Jasper sonrió y paso su brazo por mi hombro.


-A veces eres como una niña – le pinche el costado y salí arrancando de él.


-¿Podemos comer ahora?  Me muero de hambre – Edward se volvió a mirarme entretenido, dejando a Noah en su silla de comer junto a Nick.


-Si quieres puedes comer con los niños – se rió maliciosa Alice, apuntando a los pequeños platos con comida especial para ellos.


-Ningún problema, este colado de espinacas se ve delicioso – le saque la lengua a mi amiga.




Después de darles comida a los niños, se quedaron dormidos rápidamente por todo el ajetreo del día. Entre en nuestro dormitorio, y me fije en la caja sobre la cama, avance hacia ella y tire del lazo para poder ver su contenido.


Hermosos fular de seda, unos cuatro con el sello de Alexander McQueen, sonreí, Edward era tan detallista y siempre estaba pendiente de las cosas que me gustaban, había visto una de estas bufandas en el escaparate de una tienda y él lo noto, amo tanto a este hombre.


-¿Te gustaron? – me sobre salte al escucharlo a mi espalda


-Son hermosas, gracias por el detalle – alzo una de ellas, la azul que deslizo sobre mi cuello.


-Este color te sienta maravilloso – tomo mis hombros y me acerco a su boca – eres una tentación Isabella – rodeo mi espalda hasta llegar al cierre de mi vestido – todo el día he estado fantaseando con tu cuerpo sólo cubierto con ese pequeño bikini – su maravillosa voz ronca, elevo mi excitación.


-¿Fantaseando? – solté mi cabello alborotándolo. Con el cierre abierto, delicadamente fue bajando los tirantes por mis hombros, dejando rastros húmedos en ellos hasta llegar a mi cuello, la suave tela se arremolino en mis pies dejándome solo con mis pequeñas bragas.


-Eres mía Isabella – tomo el fular dejándolo suavemente sobre mis pechos, disfrutando la suave textura en mis endurecidos pezones, me tomo en sus brazos para dejarme en la cama, poniéndose entre mis piernas, se despojó de su camisa, pase mis manos por su duro abdomen – Déjame adorarte Bella – su voz acompaño a sus dedos recorriendo mi cadera suavemente, no sabía si era el clima, el estar relajados en nuestras vacaciones o el hecho que cada día amaba más a Edward que sentía todo tan vivido, multiplicado y aun estábamos explorándonos, y  mi piel vibraba de tal manera que todo mi ser era una zona erógena, estaba perdida en  las caricias de Edward.


Sentí la seda mojar mis pezones, sólo para ver a Edward mordisquear, la sensación de la tela y su boca me volvía loca, sus manos masajearon mis pechos llenos, lamiendo entre mis senos.


-Quiero tocarte – le susurre arqueándome para que su boca siguiera jugando con mis pechos. El me miro mientras sus dientes tironeaba mi pezón suavemente. – tiro del fular sonriendo recorriendo mis pechos y brazos con la tela – esta noche no - paso la tela por mis muñecas, dejando su pecho justo frente a mi boca, no dude en lamer lo que él me exponía, dejándome llevar – esta noche será para ti – bajo a la altura de mis labios y el fulgor esmeralda de su mirada me traspaso, fue cuando me di cuenta que había marrado mis manos sobre el cabecero. Lamio mis labios y me beso desesperado, para comenzar a despojarse de su pantalón. Su mirada leonina por mi cuerpo, sintiendo mi piel quemar.


-Eres hermosa y últimamente estas más hermosa cada día – susurro delineando mi estómago con su nariz, volvió a mordisquear mi cadera y lamer, hasta llegar a la delgada tira de mi tanga, la que bajo lentamente con sus dientes y repitió en mi otro costado – ¡Ohhh! – tironee mis manos para tratar de tocar su hermoso pelo pero no pude separarlas, no las había amarrado a la cama, solo impidió que las separara por lo trate de alcanzar su cabeza, captando mi intensión se levantó de entre mis piernas y de rodillas recorrió mis pies, suavemente lamiendo mi tobillo y mordisqueando, sin dejar de mirarme.


Su lengua avanzo hasta llegar a mis muslos topándose con mi braga – me gusta como se ve – tomo cada extremo de esta y los jalo hasta romperla – pero te comprare muchas más – con mi tanga desparramada entre mis caderas, él se hundió en mi saboreando mi centro, mientras lamia y succionaba alzo mis piernas sobre sus hombros provocando la primera arremetida de un maravilloso orgasmo.


-¡Edward! – apreté mis piernas entorno a su cabeza, presa de los espasmos, sin misericordia, siguió lamiendo y penetrándome con su caliente lengua, recorriendo todo mi sexo, el cumulo de placer no se iba de mí y sentía como la bola de fuego lujurioso se acumulaba en mi vientre.


Cerré los ojos presa del placer, de sentir a Edward lamer mi sexo, succionar mi clítoris, y de sus dedos deslizarse suavemente en mi interior, avanzo desde mi centro besando mi vientre, arrastrando mis piernas en sus hombros dejándome totalmente expuesta a él.


Me beso con una pasión desbordante, acariciando mis piernas, penetrándome en una estocada firme, mordí su labio al sentir la contracción placentera, Edward me arrastro bajando mis piernas y poniéndome sobre sus fuertes muslos, levanto mis brazos que descansaran en su hombros, porque mis manos aún estaban amarradas con la suave seda, recorrió mi espalda mientras rodeaba su cintura, sintiendo la profundidad en que se introducía en mí. Sus manos tomaron mis caderas, acelerando ambos jadeábamos desaforados, llenos de placer, un nuevo éxtasis arraso mi cuerpo, que preso del deleite caí de espaldas aun unida de Edward, mis manos fueron liberadas y exquisitas caricias se expandían en mis costados.


-Te amo Edward – susurre abrazándolo, tocando su cuerpo sudoroso al igual que el mío, me mordí el labio sus ojos estaban tan oscuros – quiero… quiero todo de ti…


-Tienes todo de mí, Bella – me beso y arrastro a la orilla de la cama, inclinándose para besar mis pechos y besarme mientras volvía a llenar mi interior, la posición me dejaba sentir toda su longitud, y el tocaba mis puntos más sensibles, moriría en el próximo orgasmo… estaba segura de eso, pero quería todo de él, todo…


-Derrámate en mí – jadee - lléname de ti Edward – su gruñido sensual me arrebato hasta la gloria, tras unas cuantas embestidas más y las ondulaciones de su orgasmo latieron dentro de mí.


Nuestras respiraciones irregulares y el brillo de nuestros cuerpos sudorosos, revelo la escena más sensual de mi vida, Edward aun jadeando me beso suavemente.


-Te adoro Bella, quiero todo de ti… - acaricie suavemente sus pómulos, asintiendo sin fuerzas para responder, el me cobijo entre sus brazos, donde amada y protegida me deje llevar por el sueño.








-¿Dónde irán con Jasper? – le pregunte a Alice, entregándole los tacones Manolo Blahnik, que completaban su atuendo.


-Iremos a cenar y después quien sabe… - me dijo coqueta poniéndose de pie  - es nuestro aniversario y aprovecharemos al máximo.


-Esa es la idea – me reí siguiéndola, bajamos la escalera y Jasper siempre tan apuesto esperaba a su hermosa esposa teniendo a su hijo, le extendí los brazos para tomar a Nick– Disfruten nosotros nos quedaremos con los niños.


-Cualquier cosa nos llaman – Sentí el brazo de Edward rodear mi cintura y mire por mi hombro a Noah.


-Tranquilo Jasper, estaremos bien – Edward le respondió.
Alice y Jasper salieron por el estacionamiento y Edward beso mi coronilla, fuimos al living para jugar con los niños antes de ir a bañarlos para hacerlos dormir.


Ambos disfrutamos con los niños, los entretuvimos con los juguetes, le dimos su última comida y finalmente mientras yo preparaba la tina para el baño, Edward los entretuvo.


-¿Yo me encargo de Nick y tú de Noah?  ¿Qué te parece? – bese la mejilla de mi futuro esposo y el sonrió.


-Perfecto


Con los niños listo, los pusimos a ambos en la tina con sus juguetes y comenzamos a bañarlos, la verdad que los cuatro quedamos igual de mojados, pero cumplimos con la tarea, con ellos listos, cada uno en su cuna y durmiendo, termine suspirando apoyada en su pecho.


-Muero de ganas porque esta rutina sea parte de nuestra vida diaria – comento Edward juntando la puerta tras él.


-¿Qué quieres decir?


-Que serás una maravillosa madre – me mordí el labio, cuando me abrazo alzándome – tendremos muchos hijos Bella.


-¿Cuántos es mucho? – le pregunte aun en sus brazos, también imaginando un futuro con mis hijos, los hijos de Edward.


-Todos los que tú quieras darme.


Cuando disfrutas el tiempo pasa raudo y sin  misericordia, estas dos semanas de vacaciones fueron maravillosas, no recuerdo ninguna vez anterior que me sintiera tan tranquila y feliz.


-¿Te quedaras con nosotros? – me pregunto Edward cuando desembarcamos.


-No podría dejarlos – le sonreí – llevando a Noah dormido en su silla.


-¡Bella! – me gire en dirección a la voz de Alice – Mañana vamos a comenzar temprano con los detalles de la boda – Suspire ya agotada por la tormenta Alice que se me avecinaba.


-Está bien – le respondí, apresurándome para subir al auto, donde Eleazar nos esperaba – Definitivamente se acabaron las vacaciones – me gire hacia Edward quien termino de acomodar la silla de Noah y me sonrío de lado.


-Ya llegaremos a casa y descasaras amor – me trajo hacía su lado acariciando mi pelo, para finalmente descansar en su pecho.








Abrumada es la palabra que me identifica en este momento, pasamos de la mano de Alice, degustando tortas, revisando vajillas, arreglos florales y demasiados detalles que me dejaron una sensación de nauseas tremendas, hasta que nos sentamos a tomarnos un merecido descanso en una de las cafeterías del boulevard.


-¿Queda algo más en la agenda? – le pregunte ilusionada con la gran cama de Edward, mientras él me masajeaba los pies.


-La prueba del vestido – frunció el ceño – como se casan tan rápido agende para esta tarde la boutique de Nicole Miller, así podemos elegir de su colección – Asentí esfumando mi sueño de descanso.


-¿Y eso desde que hora? – Alice levanto la vista desde la revista que ojeaba.


-Sales bien en esta foto


-¿Qué foto? – Tire de la revista y me quede mirando la fotografía, sin entender porque yo aparecía en una revista de farándula -¿De qué se trata esto?


-Son fotos de la cena, sales junto a Edward… - paso a la otra hoja – Ellos dicen que tú eres la responsable del divorcio de Edward, son tan idiotas.


-¿En serio? – ella asintió, pero mi estómago se revolvió.


-Lee el artículo, la verdad que realmente me causo gracia – con horror comencé a leer



Fue una sorpresa para los medios, ver al reconocido abogado Edward Cullen, recorrer la alfombra roja de la cena anual de la UNICEF, de la mano con la naciente escritora de cuentos infantiles Isabella Swan. Cullen es reconocido por su faceta de casanova, la cual dejó cuando contrajo matrimonio con Leah Clearwater, con quien tuvo un hijo. Las razones del término y los detalles del divorcio nunca han salido a la luz. ¿Será Swan la responsable de ese quiebre tan repentino?... Nos cuenta una fuente cercana que Swan es amiga de la familia Cullen, desde hace un tiempo, incluso, ella vive con la hermana menor de Edward. Según nuestra fuente Swan pasa la mayor parte de su tiempo en casa de Cullen… ¿Las campanas de boda nuevamente se ciernen sobre la familia Cullen? ¿Será que esta vez Edward logre una relación perdurable en el tiempo?...

-¡Esto es una estupidez! – solté la revista y Alice solo sonreía, pero yo sentía ganas de estrangular a alguien.


-Amiga, que no te molestes, tú sabes que no fue así, no le des importancia – miro su reloj – termina tu café ahora para que lleguemos a tiempo a la boutique.


-No quiero más – el ajetreo y más aún el estúpido articulo me tenía en estomago revuelto – Además quiero terminar luego con esto que me agobia – me puse de pie, tomando mi bolso, dejando unos dólares encima de la mesa, mientras Alice me miraba sin reaccionar - ¿No estás tan apurada? – Alice levanto una ceja, tomo su cartera y me siguió en silencio.


Seguí de mal humor por ese ridículo y maldito artículo, cuando entramos en la boutique. Estaba agradecida que Alice estuviera silenciosa todo el trayecto, pero ya una vez dentro de la tienda, volvió a ser ella en gloria y majestad.


-Tenemos una cita para una prueba de vestidos de novia – Le dijo a una de las asistentes – mi nombre es Alice Hale.


-Claro, las estábamos esperando – la joven nos sonrío a ambas y nos guío hasta un probador, donde al menos había una docena de vestidos.


-¿Son los que aparte del catálogo? – Alice se acercó examinando las telas, aun colgados en el perchero.


-Así es señora. Comenzamos cuando usted quiera.


-¿Alice? – Mi futura cuñada se volvió a mirarme - ¿Pretendes que me pruebe todos estos vestidos?


-Los seleccione Isabella para tener más alternativa, pero hay cinco que son perfectos para ti, sólo debes decidirte – me deje caer en el mullido sillón entre molesta y agotada – Comienza a sacarte la ropa Bella – me dijo, mientras la asistente sacaba el vestido que Alice le señalo.


El reflejo en el espejo era increíble,  después de siete horribles vestidos, llenos de encajes, piedras y volados, definitivamente este era el indicado, me gire y la etérea tela siguió mi movimiento, olvide lo enfadada que estaba con Alice de la pura emoción. El vestido se asentaba bien en mi cuerpo, no me apretaba los pechos, no era demasiado ceñido a mi cuerpo, como paso con los otros que se veían tan vulgares, era derechamente perfecto para mí. Fue tanta la emoción que se me llenaron los ojos de lágrimas, vi a Alice a través del espejo limpiar las de ella.


-Este es el indicado – toque la suave tela, totalmente emocionada – Este es el vestido que me llevara hasta el altar, será con el que me convierta en la esposa de Edward.



Me deje caer en la cama de mi dormitorio en casa de Alice, estaba tan agotada, me dolían los pies, pero de pensar en el hermoso vestido y lo perfecto que es, mi estómago se llenaba de mariposas.
Me saque las sandalias,  y me tendí en la cama, Edward me vendría a buscar y nos iríamos a su departamento, así que aprovecharía para descansar.


-Mi amor ¿Estas bien? – me removí dando la vuelta en la cama - ¿Bella? – abrí un ojo para mirar a Edward con semblante preocupado.


-Hola amor – me estire escandalosamente - ¿todo bien?


-Me estas preocupando, tú nunca duermes tanto – ahogue un bostezo y él se rió.


-Alice me dejo agotada – me acerque a él para besarlo – ven recuéstate un rato conmigo. ¿Vienes de la oficina? – se sacó la chaqueta y la dejo en la silla de mi tocador.


-Sí, después de vacaciones hay muchas cosas que hacer – se acostó a mi lado, aflojando su corbata - ¿Alice se volvió loca con la boda?


-Algo así, hoy degustamos algunos menús y tortas… - me acurruque en su pecho - ¿Sabías que todos estos detalles son agobiantes? – Sentí la vibración de su risa - ¿Todavía no entiendo porque a Alice le gusta tanto todo eso?


-Ella es así, planificadora y entusiasta… - acaricio mi pelo – es una característica de los Cullen ser tan meticulosos y obsesivos con las cosas. – asentí luchando por no quedarme dormida otra vez, así que me acorde de la revista.


-Hoy vimos una revista con Alice que hablan de nosotros ¿sabías de eso?


-Nunca estoy pendiente de ese tipo de prensa.


-Ellos me culpan de ser la causante de tu divorcio con Leah – levante la cabeza de su pecho para mirarlo Edward acaricio mi mejilla, sonriendo de lado.


-Sabes que no eres la causante de mi divorcio, Leah no fue lo que esperaba… - frunció el ceño – ella se fue por su voluntad.


-¿Pero tú no la querías siquiera?


-Bella, no comencemos con esta conversación sin sentido. Lo hemos hablado otras veces y no es un tema que me agrade.


-¿Hablado Edward? realmente nunca lo hemos hecho.


-Eso es porque simplemente no tiene ninguna importancia – me rodeo la cintura alzándome para quedar a horcajadas sobre él – Noah y tú son mi vida, nada de lo que paso y las imbecilidades que diga la prensa, hará que eso cambie. Te amo Isabella Swan nunca lo olvides.






Estaba sentada en el taburete, entregándole a Esme los ingredientes para la torta que preparaba en honor a Carlisle.


-¿Te gusta la repostería? – me pregunto Esme batiendo la mezcla de crema.


-Me gusta mucho la cocina, pero pocas veces tengo tiempo de hacer cosas, espero que una vez que ya nos organicemos en nuestra casa, me encargare de la comida, aunque en realidad no sé si a Carmen le guste la idea.


-Tendrás que hablar con ella, tienes que disfrutar de la vida familiar. Yo siempre adoraba el tener que cocinar para mis hijos y mi esposo, más que una obligación es una forma de entregar amor, es procurar su bienestar.


-Si mi nana siempre dice que el “Ingrediente principal es el amor” – entone imitando la voz de Sue.


-Toda la razón – ambas nos quedamos calladas mientras terminaba el decorado y yo rellenaba unos sándwich. – ¿Vendrá Rosalie? – le pregunte al cabo de unos minutos


-Si lo hará Bella y le pedí que por mí, se guarde sus comentarios – me entristecí porque no sabía cuándo los problemas con Rosalie se resolverían, odiaba estar en esta situación.




-¿Podrías llevarle a Carlisle la carne para la parrilla?


-Por supuesto – Salí en dirección a la terraza, donde aprovecharíamos los pocos días de buen tiempo que tendríamos. Edward y Carlisle ya habían acomodado la mesa y tenían dispuesta la parrilla de gas.


-Esme envió la carne – levante la budinera para que la vieran y la deje en la encimera.


-¿Aun no llega Alice con los niños? – me pregunto Edward extendiéndome una botella de jugo de mango.


-No, deben estar por llegar – abrí la tapa y tome un sorbo dejándolo en la mesa, porque no me gusto el olor.


-Me preocupa, tú sabes cómo es Alice con el tema de las compras y que lleve a Noah en sus tour por las tiendas, no sé si será lo mejor.


-Mi amor eres muy aprensivo, el niño disfruta estar con su primo, y Alice se desvive por ellos.


-No lo sé, me quedare tranquilo cuando Noah este acá con nosotros y pensare mucho si lo dejo salir con Alice otra vez – me reí de él, tan tierno y dedicado como papá.


Para cuando llego Alice con Jasper y los niños comenzamos a preparar la mesa. Rosalie se quedó con Esme en la cocina, evitando lo más posible encontrarnos, Emmett por el contrario disfrutaba de estar con nosotros y me sentí tremendamente culpable, por el limitado tiempo que le dábamos, por nuestros problemas con Rosalie.


El almuerzo exquisito, nos reímos y disfrutamos. Tenía mis dedos entrelazados con los de Edward, mientras escuchaba las conversaciones, Noah estaba sentado junto a Nick en su silla jugando con un auto.


-¿Rosalie me ayudas a proporcionar el helado? – le dijo Esme, dejando una serie de pocillos con galletas.


-Claro – Rosalie comenzó a hacer bolitas de helados, yo tome a Noah porque necesitaba cambiarse de pañal, así que entre a la casa y subí al segundo piso, al dormitorio de Esme.


-Vamos a sacarlos ese pañal hediondo – le susurre a mi niño, haciéndole morisquetas– no te rías es verdad pequeñito, estas hediondito – la respuesta de Noah fue una sonora carcajada mientras lo acostaba en la cama, bajo el mudador. Mientras lo lavaba en el baño, escuche el timbre y me extraño ya que estábamos todos en casa. Volví a la habitación para ponerle el nuevo pañal, cuando entro Alice con una extraña expresión. -¿Qué pasa Alice? – La vi dudar un momento y mirar hacia la puerta- ¿Me estas asustando? ¿Qué pasa?


-Amiga – suspiro – Es Leah… - tome en brazos a Noah, apretándolo en mi pecho – Esta acá en el despacho de Carlisle, hablando con Edward.


-¿Qué quiere? ¿Quiere ver a Noah? – baje la mirada a mi niño que estaba quietito como sintiendo el cambio de mis emociones.


-No lo sé, ¿Por qué no te quedas acá con Noah hasta que Edward lo resuelva? – algo en su expresión me hizo desconfiar.


-Mejor quédate tú con él y yo voy a ver en que puedo apoyar a Edward – Le entregue a Noah y bese su frente – vuelvo enseguida.


-Bella… - tome la manilla de la puerta – espera a Edward acá.


-No, ahora estamos juntos... – Salí de la habitación para bajar las escaleras en dirección al despacho de Carlisle, mi corazón estaba agitado, tenía miedo de lo que ella querría de Noah.


La puerta del despacho estaba entreabierta, quise hacerme notar inmediatamente pero la filosa voz de Leah, me detuvo…


-¡Tengo derecho a ver a mi hijo!...


-¡Tú no tienes ningún derecho sobre él! – mi corazón se estrujo porque interiormente siempre ha sido mi miedo.


-Supe que te vas a casar, y no quiero a esa tipa rondar a mi hijo, porque ella es la responsable de todo esto.


-No culpes a Bella de tu estupidez, tú nunca fuiste una madre para Noah.


-¿Cómo quieres que fuera madre de él?, si tu todo lo controlaste, me usaste a tu antojo y después me desechaste cuando te obsesionaste con esa… ¡Ella es la culpable!… siempre fue la sombra sobre nosotros.


-¿Qué quieres Leah? ¿Te das cuenta que con esto perdiste la manutención mensual?


-¡Quiero lo que es mío!…


-Perdiste todo derecho… - la voz de Edward sonaba filosa –


-¿Lo dices por todo el dinero que me pagaste para dejar de ser tu esposa y madre? – me quede de una pieza por lo que dijo Leah, todo lo que había argumentado Edward sobre su separación era un engaño, sentí mi corazón agitarse, ¿era ese el motivo porque siempre se negó a hablar del tema? Me quede apoyada en la pared sin ser capaz de moverme, repasando todo lo que yo sabía de la relación de Leah con Edward…


-Al parecer no te bastó, pero quiero que sepas Leah que no volverás a tener un peso de mi parte, ya te pague lo suficiente y no lo aprovechaste, nada tendrás de mí. ¡Ahora lárgate de acá! – sentí movimiento y forcejeos hasta que la puerta se abrió - ¡Bella! – Edward soltó el brazo de Leah y se acercó a mí, yo retrocedí un paso.


-¿Me mentiste Edward? – mi voz salió estrangulada por las lágrimas que no me había percatado que se deslizaban por mi mejilla.


-Mi amor, deja explicarte – escuche la risa de Leah detrás de Edward y él cerro los ojos.


-¿No sabes nada? – Se acercó a mí con una sonrisa de oreja a oreja - ¿No sabes que Edward me compro para ser su esposa, la madre de sus hijos y ser su compañera? – mire a Edward en el momento que tomo a Leah por los hombros zamarreándola.


-¡Cállate venenosa! – Leah solo sonreía, sin una pisca de miedo por como Edward la sacudía.


-¡Suéltala Edward! – Le grité - ¡Déjala! – Edward me miró, y en sus ojos sólo había desolación.


-Vez cómo se comporta Isabella – miró a Edward – él destruyo mi vida, mis sueños, mis ilusiones… y tú también tuviste la culpa de eso, te interpusiste entre nosotros, él se obsesiono contigo, investigo tu vida, incluso me uso como arma para que tu tengas lástima y te acerques a él… ¿Acaso crees que Noah sólo fue un acto de amor? Él ha usado a su hijo, para tenerte a su lado… desde el mismo día que nació, por eso lo odie, odie todo lo que él me hizo, todo el maldito dinero que me entrego, él me hizo tanto daño… que yo no puedo dejar que el siga haciéndolo…


-Mientes – le susurre, temblando, mirando a Edward para que desmintiera – Dime que es mentira Edward, dime que Leah está mintiendo.


-Bella, te lo explicaré más tarde – Me estremecí, no podía creer lo que veía en los ojos de Edward.


-No lo va hacer – me volví hacia ella - ¿Qué te prometió? – Exclamó triunfante – una casa perfecta, un hogar perfecto, hijos, estatus…  - lo miro a Edward con tanto odio – no te ilusiones Isabella, el nunca cumple sus promesas -  


-¡Suficiente! – Edward la tomo con fuerza y la arrastro por el pasillo.


-¿Sabías que él tiene un expediente completo con tu vida?  - Gritó por sobre el hombro, los vi alejarse, ella aun forcejeando… yo me deslice sin energías por la pared, sin poder controlar mis lágrimas. Edward me había engañado desde un principio… y la voz de Rose en mi oído Charlotte…


El dolor de mi pecho me despertó, pero era un dolor extraño, una sensación de vacío y desolación, quizás una tierra seca e insolada… Abrí lentamente los ojos por las suaves caricias en mi mejilla.


-¿Hija? – La suave voz de Esme me tranquilizo, pero los gritos amortiguados que se escuchaban me inquietaron - ¿Bella te sientes mejor?


-No… - el azote de las palabras llenas de veneno de Leah, me atormentaron - ¿Esme?


-Dime hija… - acaricio mi cabello maternalmente – no quiero ver a nadie, por favor - ¿Qué paso hija? Edward no ha querido decir nada y sólo quiere verte – una nueva carga de sollozos se aglomeraron en mi garganta.


-No… no quiero verlo – me aferre a la blusa de Esme y llore, con tanta tristeza y desolación hasta que el sueño me llevo.


Abrí los ojos, tratando de ambientarme a la penumbra, me senté en la cama desconocida y mire a mi alrededor aun perdida, mis zapatos estaban alineados en la orilla. Me puse de pie y camine hasta el baño tratando de no hacer ruido, prendí la luz pestañeando rápido hasta acostumbrarme.
Me lave la cara, sin detallar en mi reflejo, no necesitaba un testigo de mis ojos hinchados y enrojecidos. La sensación de asco me revolvió el estómago, todo este estrés me estaba afectando, los detalles para la boda… ¿boda? Me senté en la orilla de la tina, aun con la sensación de mi estómago.


¿Qué hare ahora? Me levante del suelo del baño de Esme y salí sigilosa, no quería despertar a nadie, necesitaba procesar, quería tener las ideas claras para enfrentarme a Edward.


Abrí la puerta despacio y baje las escaleras, cuando llegue al pasillo apure el paso, quitando los fantasmas que repetían las palabras dichas por Leah. Abrí el closet del vestíbulo y saque mi chaqueta y bolso comprobando que estuviera mi celular. Cuando iba a salir por la puerta de la cocina, entro Dolores la empleada de Esme.


-Srta. Bella, me asusto – enfatizo poniéndose la mano en el pecho - ¿Esta bien?


-Si dolores gracias – tome la manilla de la puerta – ahora me tengo que ir, le puedes avisar a Esme que me fui y que la llamare más tarde.


-Claro… - Salí de la casa, sintiendo mi cuerpo lánguido, camine la media hora que separaba la casa de Esme con la de Alice, con mi mente era hecha un torbellino de emociones… ¿Cuántas mentiras más tendrá Edward en su vida?


Digite el código para que la reja se abriera y suspire, mirando la casa de mi mejor amiga, sin mi departamento, este es mi único refugio.


::::::::::::::::::::::o::::::::::::::::::::::




T.T
Cuando uno crea un mundo, aunque sea de fantasía, trata de dibujar en la línea de la realidad, plasmarla de tal manera que se sienta viva para los que leen. Cuando digite la primera letra de este fanfic, sabía con sería cada capítulos, es un poquito a jugar a ser Dios jajaja… bueno si es un capítulo con un final triste, pero mi adorado Edward no podía pasar como blanca paloma… lo siento trato de ser lo más justa posible =P

Las y los adoro, como siempre adoro sus comentarios…
Un Beso


Axavenus

10 comentarios:

Axavenus dijo...

Acepto todo lo que salga de su corazón =P


Un beso!

Axavenus

Paola Isabel dijo...

Hola Axa =)
Ya me veía venir un capitulo como este... Leah no se iba a quedar tranquila, ella siempre le tuvo su cariñito especial a Bella.
Lo único que no quiero es que Noah llegue a las manos de esta loca, ella no lo merece... Leah se pudo vender a ella misma como esposa y compañera, pero ¿vender a su hijo? eso es imperdonable... así que dentro de todo esta locura que se armo, es lo único que le apoyo a Edward, ¡que la eche de la vida de Noah!!!
Y bueno mi hermoso adonis aunque se merece el amor, también debe dar cierta explicaciones y hablar con la verdad.
Bella debe tener la oportunidad de decidir después de conocer como sucedieron todas las cosas... Tod@s sabemos que Eddy no es un santo.
Lo malo es que se les está dañando el matrimonio y por ende, Noah se va quedar sin la mejor mamá sustituta que le pudo tocar.
Tan lindo cuando Edward dijo: "Dile feliz cumpleaños a mami"
Me derretí con esa frase.
Son ideas mías o Bella esta embarazada? Creo que desde los 2 últimos capi, vengo con eso rondándome la cabeza x cosas que tu has escrito, ¿como pisticas sueltas?... En fin si es así se pone mejor la historia.
Muy buen capi... conflictivo pero muy bien dirigido y redactado, hace a la historia más atrayente.
Besos corazón, nos leemos.

Sary Madera dijo...

Ya decía yo q todo estaba muy lindo para ser cierto...!!

Pero bueno vamos por partes, las vacaciones espectaculares, sobre todo la q fue la noche de bodas adelantada....Jejejeje

Y bueno con una cuñada así, me darían ganas de casarme todos los años, q este pendiente de todos los detalles...!!Jaja

Que mal q apareciera ahora la desgraciada de Leah! Y ahora si reclamando a su hijo, ahora si es su hijo! Q tal la muy descarada? si siempre lo negaba... Uy q rabia con ella
Bueno y si me imagine q tarde o temprano Bella se iba a enterar de todo lo q hizo Ed, ahora falta q salga Rose diciendo "Te lo dije"

Bueno espero q todo se resuelva pronto, porq igual esos fueron errores de Ed del pasado, bueno el único error fue casarse con ella, porq q use a Noah para llegar a Bella si nada q ver...

En fin nos leeremos en el próximo...!!
Besitos!

Mell....k dijo...

hla axavenus!!!
wow, no se que decirte me encanto el inicio del cap, todo tan perfecto que algo tenia que fallar, ojala edward hubiera aprovechado la oportunidad que bella le dio para contarle la verdad de su relacion con leah, pero la desaprovecho y fue un punto a favor de leah, que solo le dijo la verdad..
por otro lado es impresion mia o bella esta embarazada?? tanto sintomas, como el cansancion las pequeñas nauseas..
me fascino la forma en que ed se preocupa por bella y por noah ojala no le mienta a el sobre su mama, pero fue muy tierna la forma en que la despertaron y pasaron su dia.. noah sin dudas va a sufrir las consecuencias de su papi, que solo mintio y oculto la verdad, no se si lo hizo por miedo o que, pero estoy segura que bella lo hubiera comprendido y le hubiese entendido perfectamente, sin necesidad de que le ocultara todo...
por otro lado rosalie tuvo algo de razon que bella sufriria... pero aun asi leah no es una santa vender a su hijo desmuestra que es capaz de cualquier cosa y mucho mas...
me gusto mucho el cap..
nos estamos leyendo...
bss para ti y tu pequeña...

laurix dijo...

Eres mala realmente eres mala jajajajajajajaja... no te creasss jejejejej....
Pero esto ya lo veiamos venir bueno alguna tal vez si porke no todo es color de rosa ya lo sabia y tienes toda la razon no hay ke crearnos un mundo de fantasia porke asi como se construye se puede derrumbar tal y como te lo mencione en el capitulo pasado lo dije construyendo castillos o derrumbando castillos??? y aki mi respuesta a mis preguntas. Recuerdas tmb ke le dije a Edward es mejor hablar con la verdad porke mira lo ke acaba de hacer la muy Zorra!! decirle lo del expediente ya vez Edward porke no le dijiste a Bella penso ke la protegeria pero mira siempre hay una mosca en la sopa y como este cuento todavia no se termina (ke eso espero, y dure mucho mas) debe de aver DRAMA MUCHO DRAMA jejeje me encanta como juegas con nosotras...
Sabia ke la estupida esa no se iba a kedar trankila y tenia ke sacar sus garras en cualkier momento, pero eso de ir y reclamar a su hijo eso si ke no eso no lo permitas porke sabes ke solo lo hara infeliz y kien sabe ke mas aria con ese hermoso bebe, y ademas ke puede ella reclamar que acaso ella no se vendio y ahora kiere decir ke solo la utilizo, si el la utilizo pero fue porke ella tmb lo kiso asi asi ke ahora no venga golpeandose el pecho con cara de arrepentimiento porke no se la creo, mira ke burlarse de Bella y decirle ke solo utilizo al niño para acercarse a ella eso no es cierto, sabemos ke el la amaba y ke el niño no es ningun arma para el... Hay MALDITA ZORRA!! como la odiooooooo....

Bueno solo espero ke se resuelva todo este drama y ke Bella tmpco sea tan orgullosa ahora ke esta EMBARAZADA!!!! jajajajaja siiii se ke dejas pekeños mensajes y espero no estar equivocada porke yo tmb soy madre y se cuales son los sintomas Dormir, ascos, agruras, etc. etc. y piensa ke solo es el estres de la boda ja ja si claro como no y yo ke dedo me chupo!! jejejejejeje solo espero ke no cambies la trama y ke realmente este embarazada... se ke hablaran y si el era malo pero Bella y Noah lo cambiaron pero su pasado y sus errores le ponen trabas a su futuro....

Como siempre excelente capitulo, y muchas rosas muchas rosas para ti mi kerida Axa!!..

Besos y nos estamos leyendo...

P.D. espero ke corrigas lo de la parte ke dice el articlo ke sale en la revista si es ke realmente lo pusiste porke no se ve nada solo se ve blanco y no hay letras =(.....

Te kiero montones

Laurixx!!

Anónimo dijo...

Excelente y necesario capitulo,no podian vivir en medio de mentiras toda la vida,especialmente por el poder que tiene todo lo que se oculta sobre la propia vida y la de nuestros seres queridos...asi que a pesar del disgusto que me causa la reaparicion de esta Leah tan despreciable y nefasta,creo que sera beneficioso para su futuro como pareja poder poner las cartas sobre la mesa!!!!!Y sobre esos sintomas tan extraños de Bella creo que ya escribieron a Paris sin pensar...la que se armara cuando se da cuenta...va a amar la situacion por mas que sera un nuevo stress para ella y mas teniendo a Edward enloquecido!!!!Axavenus amo tu historia y mas cuando la transformas en una montaña rusa de emociones!!!!Gracias!!!!Marchu

Anónimo dijo...

Me encanto el capitulo,estubo muy buenooo te felicto escribis fantastico hasta me has echo llorar ,emocionante capitulo ,Edward no podia salir bien parado de la situacion despues d etodo lo que hizo,espero con ansias el siguiente cap besoss

http://Karina.qc// dijo...

En este cap. qedé... Todo era demasiado hermoso para ser cierto... demasiado amor empalagoso ya me parecía raro... jajaja... no digo que esté mal, pero este Edward tiene demasiadas cosas ocultas que la pobre Bella no sabe, pero en parte Rose tenía razón, caería x el dolor que este hombre le haría pasar... Puede que las promesas de amor, sean ciertas, que todo lo que Edward siente es real, pero es demasiado lúgubre para actuar, muy oscuro y eso ella no lo sabe, hasta ahora que Leah (tan amorosa ella, nótese el sarcasmo), se le ocurrio aparecer para ser la madre del año, desubicada... bueno un pokito de accion no le venía mal a estos dos...

Enfrentar una realidad que Edward le estaba negando se hizo presente, ya era hora, la perfección no existe y si las obsesiones que te llevan a hacer cosas inimaginables para obtener lo que qeres...

Como siempre excelente cap... segiré avanzando para relajar a mi cerebro, se lo merece:) Gracias x compartir esta historia con nosotras, cada día mejor :D Te qero amiga

Griselda dijo...

Haa la M$%#$^%$%$#*&^*# Sabia que Edward tenia que ser más sincero con Bella en respecto a Leah que por cierto mugre vieja.

Esa paz y esa tranquilidad le duro muy poquito llegaron los problemas :S

Me llama la atención el articulo, aparte de que siempre es “un amigo cercano” quien será el que dio toda la información?? Y claro por eso la arrastrada de Leah apareció. Sin importarle el dinero que Edward le estaba dando
Si que Bella se molesto con lo del articulo jajajaja y esas nauseas? Ese enojo tan grande y mucho sueño? Que nos quieres decir?
Es hermoso cuando ves tu reflejo en el espejo con el vestido que es el indicado, es una extraña sensación que al verlo y sentirlo dices este, este es…
Pero ahora que pasara se podra algún dia poner ese vestido podrá perdonarlo?
Cuantas incognitas y se que van a salir mas jejeje
Eres mala después de la gran demostración de amor que se tienen y luego esto :(
El que me preocupa es Noah. El no tiene la culpa de nada.
Triste al final pero Excelente todo el capitulo!!!!!

ROCIO SCHNETTLER dijo...

T_T madre de Noah, que emocion!!

Claro que Leah no volverá, si el se ha encargado de ella... pfff
"El que se va sin que lo echen..." buen punto Bella, pero Leah fue corrida, quizas por mal comportamiento, pero echada al fin!

¡Yo quiero bufandas de seda en mi cumpleaño! pero tambien quiero tener con quien usarlas jajajaja 1313

Dije que odio los detalles de una boda?

Ya me parecía extraño que la prensa no hubiese comentado nada sobre la parejita, o sea, no podemos negar que es un escándalo!! él recien divorciado, con un pequeño hijo ¿que mas podrian pensar que bella es la roba maridos?

Y ahi fue que edward dejo pasar el momento, la oportunidad de haberle dicho toda la verda y que lo siguiente en suceder no hubiese encontrado a bella taaaan desvalida frente a todo lo que Leah dijo, lo peor, es que por muy perra que esta sea, lo que dice no es tan lejano a la realidad, pongamosle un poco mas de rencor y la pobre bella creyo en todas sus palabras...

Y huyo u.u me dio mucha pena, pero por algo las cosas suceden...

No te resistas!!!

No te resistas!!!

Más que Atracción